Aquí debería estar tu nombre.

29 septiembre 2011

Hay ciertos elementos similares entre la escritura y la lectura, ciertos estados que trascienden a la historia, que llevan directamente al autor. El estado en que escribo esto es justo ese, uno compartido. Quizá soy solamente yo. No. Son las atmósferas, ya que no nos percatamos de detalles pequeños como si los narcisos son azules o blancos, sin embargo, nada sobra. O quizá no están, porque como diría A.P.: No hay un jardín.

Don Rube, le debo el título de estas palabritillas. Pero. Por favor. No me afloje la lágrima. Son de la misma secreción en cualidad, peso, textura y color como las sacadas por Disintegration de The Cure. No el disco, la canción.

Creo que todavía no somos de piedra, ¿o no Andru?

2 comentarios:

Andrea dijo...

definitivamente seguimos siendo poco polvo

Neve dijo...

"...En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada." Góngora.

Publicar un comentario