Discusión abandonada.

15 marzo 2012

"Los pensamientos nacen a mis espaldas, como un vértigo, los siento hacer detrás de mi cabeza... Si cedo se situarán aquí delante, entre mis ojos, y sigo cediendo, y el pensamiento crece, crece..."
-La Náusea, J.P. Sartre


No tenía la necesidad de pensarlo, ingenuamente lo dejó atrás y volvió de repente, como una tonada que se pega y no se quiere volver a escuchar. Fue hace pocos meses, incluso lo reafirmaba ayer, sintió que todo había quedado ya atrás, un conflicto que fue resuelto a través de la omisión, a través del abandono. No fue así, por supuesto, nada pasó al olvido. Acechaba en el abandono de los puntos suspensivos, buscaba esa comisura de descuido para finalmente colarse en los agujeros de la mediocridad que la rodea. Después de tantos años de estar vigilante decidió renunciar al puesto, como era de esperarse, terrible broma del destino, hoy se filtra en su existencia, reviviendo ese pasado que la perseguirá hasta que se rinda, como lo hace ahora.

Enfrentará directamente no al otro, no a ese con quien confrontaba, sino la discusión misma, el tema, la cosa. Se enfrentará, se le unirá, se poseerán mutuamente. Y teme, unírsele es formar parte de esa oleada de pensamientos temporales y mediocres, esa voz comunal de la estupidez momentánea. La odiará, así será porque ya la odia. Si estuviera sola, desea tanto estar sola.




1 comentarios:

Daniel Gámez dijo...

Very much like. Acechando en los agujeros, colándose por las grietas, deslizándose en los pliegues...

Publicar un comentario