Ópera = trabajo (sociocultural!)

16 septiembre 2011

Como ando medio seco de literaduda, hablaré de mi obsesión con el espectacular:


(1942) arquitecto: Félix T. Nuncio. Ubicado en Serapio Rendón, casi esquina con San Cosme; allá donde solía vivir Ahuehuete (la San Rafa!).

Como se sabe, esta maravilla del art decó lleva décadas abandonada, a pesar de ser un espacio céntrico y GIGANTESCO. Desde que vi el cine por primera vez he soñado con comprarlo y convertirlo en centro cultural.

Quiero seguir el modelo del Circo Volador (Cda. de la Viga #146, col. Jamaica [cerquita de mi casa!]). Los miembros de esta asociación recibieron el cine "Francisco Villa" en comodato, a través de un Permiso Administrativo Temporal Revocable (PATR). Desde años anteriores, habían construido un programa de investigación aplicada en materia de juventudes populares en la ciudad de México.

Con amplio conocimiento de causa acerca de las formas de agregación juveniles, desarrollaron un proyecto cuyas actividades están enfocadas a la capacitación de los jóvenes en áreas básicas como la plomería y la albañilería, en áreas técnicas como computación y producción radiofónica, la elaboración de talleres artísticos y el fomento a la producción cultural de los distintos grupos sociales de acuerdo con sus intereses.

Me encantaría hacer algo similar con el Cine Ópera. La propuesta del Circo Volador de vincular la investigación académica aplicada con la producción cultural me parece sumamente atractiva. En mi caso, quisiera que el proyecto se enfocara en sectores populares de la disidencia sexual. En este sentido (y dado lo GRANDE que es el espacio), se podría acondicionar alguna parte del cine como albergue.

Así como sucede en el Circo Volador, se organizarían eventos para chic@s de clase media, quienes ayudarían a chic@s de clase baja con su colaboración económica. También se podrían establecer áreas académico-administrativas. Allí (en mi sueño ocotero), investigadores del Programa de Estudios en Disidencia Sexual de la UACM podrían hacer trabajo de campo.

Por desgracia(?), el pasado 3 de junio los derechos sobre el Cine Ópera quedaron en manos del INBA. Ya se tienen proyectos de restauración para el edificio. Quién sabe cuál será el destino del Ópera... En fin, me quedó con el Cosmos, o mejor con el cine Orfeón; ¡cerquita de la Alameda central y donde sucedieron los hechos violentos que cuenta Parménides García Saldaña en "El rey criollo"!

2 comentarios:

Neve dijo...

Long live el cine opera!!!!

Daniel Gámez dijo...

Carajo el Cine Ópera es la mera verga

Publicar un comentario